¿Cómo podemos desprendernos de los antivalores que nos deshumanizan?

Del egoísmo frívolo,
La insolidaridad mezquina,
La competencia voraz y aniquiladora del otro, de la otra
La hipocresía teatral engañadora
El individualismo consumado 
El facilismo en las responsabilidades laborales
La adoración a las nuevas tecnologías
La veneración al dinero 
La adicción al poder para dominar y no para servir
El odio irracional a quien piensa diferente
El amor a lo material por encima de lo espiritual
La sacralización de lo exógeno, lo enlatado
La resistencia a no querer unirnos a las causas solidarias
La ceguera que no reconoce los avances
La suplantación de tantos dioses por nuestra familia
La incredulidad frente a los milagros de cada día de nuestra Madre y Padre eterno

Encontremos juntos y juntas de forma fraterna respuestas

Carlos Emilio López Hurtado | 13 de noviembre de 2013