Nicaragua aún lejos de la equidad

En Nicaragua el 50.6 por ciento de la población está conformada por mujeres y cada vez aportan más a la economía. Pese a ello aún hay que cerrar una ancha brecha en su contra.

click al video

“Estamos en los estratos más bajos en la cadena laboral”

 Blanka Callejas, presidenta de la  Red de Empresarias de Nicaragua.
 

¿Considera que ha habido mejoras en la reducción de la desigualdad de género en el sector laboral?

Hay más mujeres insertándose en la actividad laboral. Lo que habría que valorar es el punto de la calidad del empleo a los cuales tienen acceso las mujeres.

 

A nivel mundial salarialmente las mujeres continúan en desventaja en comparación con los hombres,  ¿sucede esto en Nicaragua?

 

En Nicaragua no hay una paridad entre el salario del hombre y el que reciben las mujeres, por lo general las mujeres estamos en los estratos más bajos en la cadena laboral.

¿Las mujeres en Nicaragua tienen las mismas oportunidades en el mercado laboral y en el ámbito empresarial?

 

Aparentemente. Si te vas a las oficinas de recursos humanos te van a decir que son los mismos requisitos pero nosotros desde la Red Empresarias de Nicaragua hemos insistido que cuando hay una vacante entre un hombre y una mujer le den la vacante a la mujer. Dentro del sector privado ha habido avances en el empleo de la mujer porque se han incluido en tareas que antes solo eran asignadas para hombres.

 

¿Por qué hay pocas mujeres a nivel gremial?

 

La participación de la mujer en la gremialidad sigue siendo baja, las mujeres jóvenes se agremian muy poco, es alrededor de los 30 a 35 años que empiezan a agremiarse. Aducen mucho que es el factor tiempo, no le dan la importancia de estar agremiadas y las que lo hacen no son parte de la junta directiva, no se apropian de los gremios.

 

¿Por qué se siguen viendo pocas mujeres en los altos cargos en empresas?

 

En las mismas juntas directivas de las empresas cuando son sociedades anónimas por lo general las mujeres ocupan cargos de directores, pero no son cargos importantes como los presidentes de la junta directiva o representantes legales.

 

¿Por qué la mayoría de las mujeres sigue en la informalidad?

 

Son varios los factores que inciden: te piden una serie de requisitos, las mujeres por lo general acceden a negocios de servicios, sobre todo el tema de la gastronomía, al negocio de tiendas, esto lleva una serie de requisitos, tiempo y en las estructuras de Gobierno hay ciertas deficiencias porque llegás, estás haciendo la fila y después el funcionario te diga de manera discrecional: tenés que traer otro documento. Eso significa que la mujer tenga que regresar y perder tiempo.

 

De las leyes que se han aprobado recientemente, ¿en cuántas han incidido las mujeres?

 

En el monitoreo que hemos hecho es que la mujer participa muy poco en la incidencia de las leyes, no vemos diputadas incidiendo en la formación de leyes y si sale una diputada diciendo “vamos a promover tal ley”, pero no se aprueba, queda engavetada. No hay un liderazgo en el aspecto legislativo.

 

¿Consideran que se debe reformar el Código Laboral para que más mujeres se integren al mundo laboral a través de media jornada, por ejemplo?

 

Todo lo que es el aspecto de reforma al Código Laboral sí debería de tener unos ajustes porque ya estamos en el siglo XXI, tenemos que adecuar todos los aspectos, sobre todo como se están desarrollando todos los negocios. Ahora con la vasta aplicación de la tecnología en la forma de hacer negocios hay muchos negocios que no funcionan de manera presencial sino por la entrega de producto.

 

¿Considera suficientes los 56 días de subsidio posparto aún cuando se intenta promover la lactancia materna exclusiva durante al menos seis meses?

 

Es importante que se realicen unas reformas porque podés trabajar cinco horas y producís lo mismo que en ocho horas, es una adecuación de horas y en ver cómo funcionan las empresas, es cuestión de que las empresas entren en la modernidad y adecuar su forma de funcionamiento. También hay que ver las condiciones que tiene la mujer, hay que ver la gran escasez de Centros de Desarrollo Infantil.

 

“Hemos avanzado”

Carlos Emilio López, vicepresidente de la Comisión Mujer, Juventud y Familia de la Asamblea Nacional

Nicaragua aún lejos de la equidad

Carlos Emilio López, vicepresidente de la Comisión Mujer, Juventud y Familia de la Asamblea Nacional

¿Considera que ha habido mejoras en la reducción de la desigualdad de  género en el sector laboral?

 

Sí ha habido, el ordenamiento jurídico nicaragüense ha reconocido iguales derechos para hombres y mujeres, la Constitución Política, el Código Procesal de Trabajo y otras leyes establecen igual salario por igual trabajo para hombres y mujeres.

 

A nivel mundial salarialmente las mujeres continúan en desventaja en comparación con los hombres, ¿sucede esto en Nicaragua?

 

El Código Procesal de Trabajo y otras leyes establecen igual salario por igual trabajo para hombres y mujeres, así que en ese aspecto hemos avanzado y sí se está cumpliendo.

 

¿Las mujeres en Nicaragua tienen las mismas oportunidades en el mercado laboral y en el ámbito empresarial?

 

Hemos avanzado, el Ministerio del Trabajo realiza una supervisión y monitoreo en el ámbito público y en el ámbito privado para ver si se están cumpliendo las disposiciones relativas a los derechos laborales, derechos económicos de las mujeres; hemos avanzado en que las mujeres cada vez son más protagonistas en el desarrollo económico, cada vez hay más mujeres en micro, pequeñas y medianas empresas.

 

¿Por qué hay pocas mujeres  a nivel gremial?

 

Porque en la empresa privada no hay 50 y 50 (en la distribución de cargos), pero en la información pública que ha presentado el Cosep, Amcham y otros organismos empresariales uno pueden ver que ellos van avanzando a la par de superar esas desigualdades.

 

¿Por qué se siguen viendo pocas mujeres en los altos cargos en empresas?

 

El Cosep tiene una política de género que establece igualdad de oportunidades en acceso a las mujeres en cargos de dirección en las empresas, entonces el hecho que ellos tengan una política es una directriz, es una orientación a todos sus agremiados para que cada vez más mujeres accedan a mejores posiciones.

 

¿Por qué la mayoría de las mujeres sigue en la informalidad?

 

Yo creo que en el cuentapropismo hay un gran potencial, no hay que verlo de forma negativa, las mujeres están aportando y están aportando en la empresa formal, las mujeres están en todos los campos: en la cooperativa, están en los sindicatos, en el Turismo, en la Agroindustria y hoy con las políticas de emprendimiento que tiene el gobierno como la empresa privada eso va a generar más capital humano, más capital productivo y más capital social.

 

De las leyes que se han aprobado recientemente, ¿en cuántas han incidido las mujeres?

 

Hay un abanico de leyes que hemos aprobado: igualdad de derecho en las mujeres, el Código del Trabajo, Ley Contra la Violencia a la Mujer entre otras leyes; todas estas leyes establecen garantías y derechos para las mujeres.

 

¿Considera que se debe reformar el Código Laboral para que más mujeres se integren al mundo laboral a través de media jornada, por ejemplo?

 

El gran desafío es aplicar lo que dice el Código del Trabajo, traducir el Código del Trabajo a políticas, programas, en estrategias, a manuales, a protocolos que efectiven para las mujeres la igualdad de derechos.

 

¿Considera suficientes los 56 días de subsidio posparto, aun cuando se intenta promover la lactancia materna exclusiva durante al menos seis meses?

 

El tema de lactancia materna está regulado en el Código del Trabajo, en el Código de la Familia establece que las empresas públicas y privadas tienen la obligación de brindar las horas pertinentes para que las mujeres puedan amamantar a sus hijos y crear entornos y crear ambientes laborales para que también puedan hacerlo, creo el reto que existe es adecuar prácticas de las empresas privadas lo que establece el ordenamiento jurídico más bien sería continuar adecuando porque de hecho ya hay avances importantes en esa dirección. 

Nicaragua aún lejos de la equidad