Tod@ somos hi@s de tu vientre
Tod@s somos alimentad@s por tus manos.

Llevas el mar dulce en tus venas, cuando sudas toda la tierra es alimentada y las semillas germinan, cuando lloras todos los ríos aumentan su caudal.

Marchanta de nuestros recuerdos, en tu canasto caben todas las frutas del trópico, todos los sabores multicolores de la vida.

Del horno de tu patio salieron todas las tortillas, rosquillas y güirilas que alimentaron a nuestros antepasados y hoy en dia siguen siendo los alimentos más ricos y nutritivos del universo.

Todos los alimentos verdes sanos y frescos de los mercados, supermercados y ferias solidarias salen de tus manos benditas, gracias por tu provisión en cada mesa, cada día.

Carlos Emilio López Hurtado |15 de octubre de 2015