Estoy cansado de buscar con los ojos físicos, Señor ayúdame a buscar con el alma,

Enséñame a mirar con el espíritu; a ver lo que es esencial, lo importante, lo trascendente, lo vital.

Señor ayúdame a valorar a las personas, por los aspectos cualitativos y no los cuantitativos;

por lo que son, lo que sienten, por sus cualidades y no por lo monetario o lo útil.

Señor ayúdame a vivir disfrutando los detalles, a no despilfarrar mi vida pensando en los grandes eventos, en lo sueños que pretenden alcanzar las grandes metas; si no existir deleitándome con los pequeños triunfos de cada día.

Formador ayúdame a recrearme en ver los paisajes naturales que están frente a mí y no llenarme de ansiedad por los colosos de cemento que no conozco o los escenarios que me han inventado para visitarlos.

Conciencia eterna, ayúdame a identificar las cosas que son importantes; a darles prioridad y dedicación.

Fortaléceme para que no invierta mis talentos, esfuerzos y energía en lo trivial.

 Carlos Emilio López Hurtado | 19 de octubre de 2013