La Ley Integral contra la violencia hacia las mujeres va a contribuir en mejorar la salud de las mujeres y la salud del pueblo en general.

La violencia contra las mujeres es un problema de salud pública; prevenir la violencia, sancionar a los agresores y atender a las mujeres victimas de violencia se contribuye con la salud.

La violencia genera en las mujeres afectaciones en su salud mental, daña sus órganos, miembros, muchas mujeres son infectadas con ITS y VIH producto de los abusos sexuales.

El Banco Interamericano de Desarrollo y otras entidades internacionales han hecho estudios en Nicaragua y en muchos países de América Latina; sobre la cantidad de recursos que invierten los Estados en la atención a las mujeres.

Los centros de salud y hospitales atienden a diario a centenares de mujeres víctimas de violencia y se deben disponer de equipos, recursos humanos o personal de salud, medicamentos, además de las horas de trabajo invertidas en atender esta epidemia. Si se erradica la violencia contra las mujeres, su salud, se mejora y se mejora el sistema de salud en general ya que los Estados pueden ahorrar millones de dólares y usarlos en otros aspectos de la salud pública de los países.

Carlos Emilio López Hurtado |03 de Mayo 2013