Para que esos ángeles no caminen descalzos en el pavimento con canastos.

Para que el fruto de tu vientre no pepene granos rojos en la montaña.
Para que la prolongación de tu vida, no sea explotada en un chinamo.
Para que esas criaturas no sean victimas de los dueños del capital en jornadas laborales extensas.
Para que esos zipotes y zipotas no sean mercantilizados por sus padres irresponsables.

Sigamos juntos Programa Amor – MITRAB – Empresarios – Trabajadores – Familias – Comunidades – Organizaciones populares para eliminar el trabajo infantil y la explotación a adolescentes trabajadores

No podemos descansar ni un ratito hasta que sean restituidos todos los derechos a todas y todos los niños, para que alcancen su plena felicidad.

Carlos Emilio López Hurtado | 10 de agosto de 2013